Municipio respalda denuncia de maltrato animal

Perrita sufrió severo daño en sus ojos en pleno centro, debido a golpiza o atropello, en hecho que la PDI investiga. 

Un macabro caso de maltrato animal ocurrió en Tocopilla, cuando una perrita -por causas que son investigadas- sufrió la pérdida de sus glóbulos oculares en el centro de la ciudad.

Este caso se registró durante la mañana del jueves pasado, cuando a “Rayita”, una perrita callejera muy conocida en calle 21 de mayo, la encontraron con severos daños en sus ojos en las afueras del municipio y con pérdida de mucha sangre.

Fue así como los voluntarios de la agrupación Amigos Protectores de los Animales de Tocopilla (Apat) pudieron conocer acerca de esta grave situación y gestionaron su traslado a un centro veterinario, donde le diagnosticaron desgarramiento en los músculos de los glóbulos oculares, provocando la ceguera en esta perrita.

“Hemos visto muchos casos de maltrato, pero esto simplemente nos destruyó el corazón”, señaló la presidenta de Apat, Laura Villacorta.

Denuncia

Ante esta situación, la agrupación animalista Apat junto al médico veterinario de la Municipalidad de Tocopilla y encargado del programa de tenencia responsable, Lucas García, interpusieron una denuncia en la PDI, para que así se investigue este hecho y se pueda dar con los responsables de este maltrato animal.

“Lo que estamos tratando y viendo es llevando la causa de maltrato animal propiamente tal, que fue manifiesto en vía pública no contando con antecedentes de quién habría sido. No sabemos si fue un atropello o si fue una real paliza que le dieron a este pobre animalito al lado de la Municipalidad en la madrugada (del jueves). Acá consta que la perrita estuvo bien en la noche y que al día siguiente en la mañana amaneció así. Ahora qué hacemos nosotros como municipio y con respaldo y orden del alcalde, es respaldar esta demanda porque es un maltrato evidente”, manifestó el veterinario.

Con respecto a las lesiones sufridas por “Rayita”, Lucas García señaló que “con todos los golpes que sufrió, la perrita quedó cieguita antes de la cirugía. Tuvo daño y desgarramiento de los músculos que sostienen los globos oculares. Solamente un grupo muscular quedó intacto y no se podía hacer nada con eso. Por ende, la decisión fue extraer los glóbulos oculares”, quien además afirmó que esta canina estaba esterilizada y tenía el microchip del registro de tenencia responsable, por lo que no se entiende este tipo de agresiones.

Fuente: Diario La Estrella de Tocopilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *